F & F Media Corp.

Pablo Fernández

Pablo Fernández

Pablo Fernández Jr: los milagros se hacen con pinceles

Cada semana, Pablo Fernández Jr. recorre más de 180 kilómetros para llegar a la escuela de la que es uno de los profesores. Menudo, enérgico, pero sobre todo muy joven, vive en Pinar del Río, al oeste de la Isla, y su talento le ha valido un puesto en la capital, en la más antigua y prestigiosa academia de artes plásticas de Cuba: San Alejandro.

Además, su obra destila profesionalismo, y hay que mirarla varias veces intentando encontrar el truco. El prodigio de este muchacho es que ninguna de sus pinturas parezca hecha a mano, sino la obra de una cámara de lente profesional y alta definición.

A sus 20 años, Fernández es ya un maestro del fotorrealismo e hiperrealismo. Pero sus inclinaciones artísticas tienen mucho de su ambiente familiar: su padre, pintor consagrado y profesor de arte; su madre, de formación autodidacta también en el mundo de la plástica.

"Vi desde pequeño que ellos pintaban y yo jugaba cerca, y por ahí se me fue pegando la imagen de ellos creando", dice.

Cuando entró en prescolar siguió la línea de la pintura. Desde los cinco o seis años tuvo bien claro que quería dedicarse a ella, siempre con el apoyo de sus padres. Ganaba concursos, se presentaba en exposiciones y desarrollaba su talento a base de mucho sacrificio y práctica de la técnica, aunque cuando llegó a la adolescencia flaqueó en su empeño.

Cuando tenía 14 años se presentó a la Academia San Alejandro, pero no aprobó. A pesar de su madurez técnica, no bastó en esa ocasión para sobrevivir a los rigurosos exámenes. Sin embargo, Pablo no cedió y al año siguiente volvió a presentarse, logrando así su objetivo.

En 2019, se graduó con honores y una tesis calificada como de las mejores en la escuela. Eso le valió la propuesta de convertirse en profesor de la más grande de las academias de pintura del país, antes de cumplir los 21 años.

Para su graduación, usó como fuente de inspiración al ser humano, un tema recurrente en sus creaciones artísticas. Específicamente, creó la serie de un popular personaje habanero, Daldo Marte, quien anda por las calles de La Habana al estilo de los super héroes.

"Decidí reconocerlo como artista urbano y de alguna manera darle un significado del mundo del arte", asegura el joven.

Fernández, como cualquier artista contemporáneo, es resultado de la influencia de otros creadores. Al momento de concebir su serie de obras para la graduación, tenía el reto de demostrar esas influencias técnicas y conceptuales. Fusionó así surrealismo, arte pop, fotorrealismo e hiperrealismo, estos últimos "de influencia más clara a la vista de las personas", según reconoce.

Asimismo, del ámbito nacional tiene marcada presencia en su estilo de la impronta de Flavio Garciandía, Roberto Fabelo, Tomás Sánchez y de ellos toma elementos en cuanto a la línea o composición.

"Soy un resultado del medio en que me desarrollo. Desde pequeño participo en todos los concursos de la escuela y en San Alejandro alcancé el segundo Premio en un Salón Anual, uno de los más importantes. También participé en otro en Pinar del Río", cuenta el artista.

Ser profesor de la escuela que lo formó, es un sueño hecho realidad a la vez que un reto: es el más joven dentro de un nutrido grupo de grandes maestros de la pintura en Cuba.  "Para mí fue un honor grandísimo y lo logré gracias a mis resultados académicos. Una vez que me aceptaron estuve bastante feliz porque estoy impartiendo clases al lado de grandes profesores y junto a ellos cumplo el sueño de brindar a mis alumnos todo lo que aprendí. Ese es mi deber, transmitirlo a las nuevas generaciones para que sean futuros artistas al igual que yo", cuenta emocionado.

Pablo Fernández Jr. gusta de hacer series pictóricas. La primera de ellas, Conducción Humana, partió de los retratos familiares de una expareja, y en estos momentos se encuentra inmerso en temas de género, con el rostro como protagonista. En su nueva serie abundan las parejas de hombres, el tema lésbico y la libertad de amar.

"En general mi línea es el ser humano y sus dificultades. Creo que de aquí a dos años llegue al tema de los niños o termine haciendo una mezcla de cada serie", asegura Pablo.

De momento, acumula en su hoja de vida exposiciones colectivas en México, en el Art Paris del Grand Palais de Francia y actualmente prepara dos exposiciones internacionales. Sin embargo, Pablo Fernández Jr. es un artista sencillo, humilde. Cuestionado sobre sus aspiraciones, sobre si le gustarían grandes premios o que su obra quede inmortalizada en un museo sonríe y dice: "Mi aspiración seria llegar a un punto de felicidad con mi obra y mi familia. Los premios me importan, pero no tanto; y tener cuadros en los museos también; pero ante todo tener una carrera plena y estar feliz por lo que hago".

"Me gustaría ser reconocido primero que todo por los cubanos y luego llegar al auge internacional", confiesa.Mientras, sigue sin abandonar su estudio junto a su padre en Pinar del Río, lejos de la vida convulsa de La Habana. Pinta con libertad y enseña a otros a hacerlo, y sigue cautivando a quienes ven su obra por primera vez y miran del cuadro al artista, intentando buscar la trampa: tanto talento en tan poco tiempo de vida parece un milagro.

Febrero, 2020

https://www.instagram.com/ffmediacorp/

Compartir en:

Galerías

Pablo Fernández
Pablo Fernández
(27 fotos)

F&F MEDIA

14978 SW 12th Lane
Miami, FL 33194 - 2509
Teléfono: (305) 553-6500
E-mail : #
LOGin Desarrollos

 

Ant
Sig
Cargando
CerrarDescargar
Video
Cargando...